Envío Gratuito en Compras Superiores a 60€

Con las pilas bien cargadas

Energía para ir como una moto en mi día a día

Vuelvo a contaros, en primera persona, mi experiencia con el nuevo amor de mi vida: la nutricosmética. Sin pudor, como cuando te enamoras y lo quieres gritar a los 4 vientos. Porque se ha convertido en mi compañera de batallas. He comprobado sus bondades y ahora no quiero, ni se me pasa por la cabeza, dejar este nuevo amor.

No hay día que no me levante y piense ¿Cómo podría transmitir esta experiencia a personas como yo?  Porque la nutricosmética va mucho más allá del simple hecho de verte mejor, es sentirte mejor. He llegado a la conclusión que la manera más idónea es contaros mi experiencia y trasmitiros cómo me está ayudando este nuevo hábito que he adquirido.

Alicia Esnaloa

Hoy, por ejemplo, quiero centrarme en la energía que me aporta una de las formulaciones de Hush & Hush, que me hace sentir como una chavala de veintipocos años… Hace unas pocas semanas, por motivos laborales, tuve que viajar a Madrid. La agenda que llevaba era tremenda. Para empezar, viaje a Madrid en coche. Una vez allí, reunión tras reunión sin apenas tiempo ni para comer. Siempre subida a mis tacones, el glamour que no se pierda, y acompañada por 2 de mis compañeras que por edad podrían ser mis hijas. No sé si a vosotras os pasa, pero a mi intestino definitivamente no le gustan los viajes. Cada vez que salgo de mi zona de confort, va por libre y trabaja cómo y cuándo quiere. Así, 4 largos días, incluido el fin de semana, aprovechando muy bien el tiempo. Montamos en el coche, ya de vuelta a casa, y mientras yo iba conduciendo, mis jóvenes compañeras iban reventadas y quejosas del tute que nos habíamos pegado. Realmente fue una paliza, pero yo misma quedé sorprendida de lo bien que aguanté el ritmo, ¡como en mis mejores tiempos!

Lo puedo prometer y hasta jurar, yo iba cansadita, pero sin más, me quedaba energía para rato.  ¿Os parece una exageración?  Pues os invito a probar Plant your Day y compartir la experiencia conmigo. No sé que hubiese sido de mí esos días sin Plant your day, que me aportaba ese extra de energía y regulaba mi tránsito intestinal. Desde hace 3 meses, lo tomo puntualmente todas las mañanas. Como nadie me oye, puedo contaros que la diferencia entre ellas y yo es que ellas no están tomando Plant your day, ya que están ahora con Deeply Rooted, para fortalecer su cabello. Insisto son muy jóvenes, pero la más mayor (yo) estaba a tope gracias al suplemento alimenticio de Hush & Hush. Solo por sentirme tan vital, tan fuerte y ayudarme a recuperarme tan bien de los esfuerzos, ya merece la pena.

Realmente yo tengo mucha vitalidad, pero van pasando los años y, aunque te resistas a reconocerlo, tu cuerpo te empieza a dar señales. Me canso más, me cuesta más recuperarme tras un esfuerzo, pagas mucho más caros los excesos, etc. Todos síntomas maravillosos de que me voy haciendo mayor y es que yo quiero seguir y seguir cumpliendo años y disfrutando de la vida.  Pero, pese a mi edad física, la mental es mucho más joven y, como ya he mencionado, en mi interior sigo siendo casi una adolescente.

Este aporte extra de energía es algo que se nota muy rápido cuando tomas este suplemento y es que ¿a quién no le gusta empezar el día bien y con energía?  Ya sé que seguramente con un complejo vitamínico también podría sentir sensaciones parecidas, pero es que Plant your day no solo me aporta energía, me ayuda a regenerarme celularmente, es un probiótico y prebiótico con el que cuido mi tránsito intestinal y me ayuda a llevar mejor el día. Además, es absolutamente natural y sé que lo que me estoy tomando no me va a hacer ningún daño.   

Estoy empoderada, me siento súper moderna, sigo las nuevas tendencias y ayudo a mi cuerpo, con una sencilla rutina de suplementos para verme y sentirme mejor. 

No me cansaré de decirlo, yo de este mundo no sabía nada, soy de las de ver para creer, pero es que con este producto no necesitas mucho más de un mes para ver los resultados.  La mejor prueba: el que lo prueba, repite. Así que yo, si ya de por si soy un terremoto, ahora soy como un tsunami. Pobre de los que me rodean, cualquier día me ven subiendo por las paredes.

Besos y abrazos.

Alicia Esnaola

Recomendaciones